¿Sabes cómo cuidar tus joyas en verano?

 

Habrás notado que después de verano tus joyas se vuelven más oscuras y algunas pierden el acabado que tenían. En este post te contaremos cuáles son las razones por las que se ennegrecen y de qué forma se puede recuperar su aspecto inicial para que luzcan tan preciosas como siempre. Para entender el proceso de oxidación de las joyas, primero debemos explicar de qué están hechas nuestras piezas.
La plata, que es un metal muy blandito, para poder trabajarla mejor se alea con otros metales como el cobre. Así la plata de ley tiene una aleación 925, con lo que de cada 1000 partes, 925 son plata fina y las 75 restantes son cobre u otro material similar a él. Y el cobre es un material fácilmente alterable. Debido a este proceso que permite trabajar con la plata de manera más sencilla, ésta se vuelve vulnerable a agentes externos que puedan oxidarla. Lo mismo ocurre con el oro, aunque en menor medida.

¿Cuáles son los agentes externos que provocan este proceso de oxidación?

1. El oxígeno, y de este no podemos huir. El cobre en contacto con el oxígeno se oxida, es decir se oscurece y este es el motivo por el cual nuestras joyas de plata históricamente tienden a hacerse negras, no sólo en verano.

2. El PH de la piel. En verano es posible que nuestro metabolismo cambie, incluso nuestro PH puede modificarse ligeramente. El calor provoca que la piel sude más y este sudor se mantiene en contacto constante con nuestras joyas que, sin darnos cuenta, éstas van sufriendo un desgaste.

3. Perfumes. El gesto que realizamos todas las mañanas cuando cogemos el frasco de perfume y nos ponemos dos gotitas en el cuello y las muñecas provoca que, tanto los collares como las pulseras que llevamos puestas, entren en contacto con los químicos presentes en nuestras colonias.

4. Cremas. Al igual que los perfumes, las cremas, en su lista de ingredientes contienen productos químicos que pueden afectar a la oxidación de los metales de los que están hechos nuestras joyas.

5. Piscina. Para la desinfección de las piscinas suelen usarse lejías o cloros potentes que provocan una mala reacción con la plata, por eso es conveniente evitar el contacto. Es recomendable que para ir a la piscina vayas sin joyas o que antes de meterte en ella las guardes en su envoltorio original o en una bolsita de plástico hermética. Éstas conservan muy bien los materiales.

6. Playa. La sal del mar tampoco es demasiado recomendable para prolongar el cuidado de nuestras joyas, ya que, como sabemos, la sal es corrosiva para éste y otros muchos materiales.

Ahora que tenemos una idea más amplia de cuáles son los efectos adversos que perjudican nuestras joyas, ¿de qué forma podemos limpiar las piezas si finalmente se ennegrecen después de verano?

El truco es muy sencillo y ya lo utilizaban nuestras abuelas y probablemente las abuelas de nuestras abuelas:

Limpia la plata con bicarbonato y conseguirás que esté perfecta para este verano y siga luciendo como el primer día.

¡Ahora sólo queda poneros vuestras joyas y salir a disfrutarlas este verano!

You don't have permission to register