Condición Zen, posición justa, respiración lenta suave y profunda, flujo de pensamientos sin aferrarse, en busca de la paz, la relajación, la serenidad y la tranquilidad necesarias.